Accessibility
  • Change text size

    • Normal Text
    • Medium Text
    • Large Text
  • Contrast

    • Black&white
    • High
    • Normal
  • Display

    • Cursor White
    • Cursor Black
  •  

Usted está aquí

Guía de cultivo: Nutrición de la Planta de Tomate

Dinámica de los requisitos nutricionales    Principales funciones de los nutrientes en la planta      Sintomas de deficiencia de nutrientes     Estándares en general  de análisis foliares   

 

 

1. Guía del cultivo del tomate: Dinámica de los requisitos nutricionales

Tomato crop guide - nutritional requirementsEl nitrógeno y el potasio se absorben inicialmente en forma lenta y se incrementa la rapidez de su absorción durante el desarrollo del fruto,mientras el pico de absorción del nitrógeno ocurre principalmente después de la formación de los primeros frutos. (Figuras. 5 and 6).
El fósforo (P) y nutrientes secundarios, Ca y Mg, son reuqueridos en relativamente dosis contantes, a través de todo el ciclo de crecimiento de la planta de tomate

(Fuente: Huett, 1985)

 

Figura 5: Dinámica de abosrción de macro y nutrientes secundarios por la planta de tomate
Tasa de absorción
(g/plant)
 
 
 
 
Figura 6: Tasa de absorción diaria de nutrientes vegetales para tomate de industria, con rendimiento de 127 T/ha 
(Source: B. Bar-Yosef . Fertilización bajo riego por goteo)
Tasa de absorción 
(kg/ha/day)
 
 
Días después de plantación
 
Como se puede ver en las figuras 5 y 6, la mayor absorción de nutrientes se da en las semanas 8 a la 14 del crecimiento y otro pico toma lugar en el primer corte de frutos. Por lo tanto, la planta requiere altas cantidades de nitrógeno, al inicio d ela etapa de crecimiento con aplicaciones suplementarias después del inicio de la etapa de fructificación. Cuando el N se aplica en sistemas de fertirriego en sistemas de acolchado se mejora la eficiencia del N y se consiguen mayores rendimientos. Al menos el 50% del N total debe aplicarse como nitrógeno nítrico (NO3- ).
 
El nutriente prevalente que se encuentra en el desarrollo de la planta y en el fruto d etoamte es el potasio, seguido por el nitrógeno (N) y el calcio (Ca). (Figuras 7 and 8)
 
Figura 7: Composición elemental de la planta de tomate
(Atherton and Rudich, 1986)

Figura 8: Composición elemental de fruto de tomate
(Atherton and Rudich, 1986)

2. Guía del cultivo del tomate: Principales funciones de los nutrientes en la planta

Tabla 5: Resumen de las principales funciones de los nutrientes vegetales
Nutriente
Funciones
Nitrógeno (N)
Síntesis de proteinas (crecimiento y rendimiento).
Fósforo (P)
División celular y formación de estructuras de transferencia de energía.
Potasio (K)
Transporte de azúcares, control estomático, cofactor de muchas enzimas, reduce la susceptibilidad de la planta a enfermedades.
Calcium (Ca)
Forma parte de la pared celular y reduce la susceptibilidad de la planta a enfermedades.

Azufre (S)

Síntesis de aminoácidos esenciales como cistina y metionina.
Magnesio (Mg)
Forma parte central de la molécula de la clorofila.
Hierro (Fe)
Síntesis de la clorofila.
Manganeso (Mn)
Participa en los procesos de fotosíntesis.
Boro (B)
Formación de la pared celular. Germinación y elongación del tubo polínico. Participa ne le metabolismo y transporte de azúcares.
Zinc (Zn)
Síntesis de auxinas.
Cobre (Cu)
Influye en el metabolismo del nitrógeno y de los carbohidratos.
Molibdeno (Mo)
Componente de la nitrógeno reductasa y enzima nitrogenasa.

 

Nitrógeno (N) 

La forma del nitrógeno es de gran importancia en la producción de tomate. La relación óptima entre el nitrógeno amoniacal y nítrico depende de la etapa de crecimiento y del pH del medio de crecimiento. Las plantas que crecen en un medio con mayor proporción de NH4+ -tienen como efecto un menor peso en fresco así como mayores signos de estrés que las plantas que crecen sobre ambiente con mayor proporción de N- NO3-. Al incrementar la proporción de nitrato y amonio, la CE se incrementa y por consiguiente el rendimiento se reduce, Sin embargo, cuando se duplica la dosis de nitrato de potasio Multi-K® , la CE se incrementa sin efectos adversos en los rendimientos que por el contrario aumentan también (Tabla 6).

 
Tabla 6: Efecto de la forma de nitrógeno (NO3- and NH4+) en los rendimientos del tomate- mostrando la ventaja del nitrógeno nítrico sobre el amoniacal. (source: U. Kafkafi et al. 1971)

Relación NO3- : NH4+
 

N g/planta
CE
(mmho/cm)
Rendimiento
(kg/planta)
Multi-K® 
nitrato de potasio
Nitrato de amonio
100 : -
6.3
-
1.7
2.5
70 : 30
6.3
4.4
2.4
1.98
63 : 37
6.3
8.7
2.9
1.20
59 : 41
6.3
13.2
3.5
1.00
100 : -
12.6
-
3.1
3.43
 
Potasio (K)

Se deben hacer aplicaciones con relativamente grandes cantidades de potasio en el cultivo de tomate para asegurar niveles óptimos de K en todos sus órganos, principalmente debido al papel clave del potasio en la planta de tomate, como se describe:

1. Balance de cargas negativas en la planta

Como el K+ es un catión dominante, permite el balance de cargas negativas de aniones minerales y orgánicos. Por lo tanto, se requiere una alta concentración de K en las células para este propósito.

2. Regulación del proceso metabólico en células

Una de la funciones principales es la de activación de enzimas- para la síntesis de proteínas, azucares, almidones, etc. (más de 60 enzimas se activan por el K). Así mismo en la estabilización del pH de las células de 7 a 8, el paso a través de membranas y en el balance de protones durante el proceso de la fotosíntesis.

3. Regulación de la presión osmótica

Regulación de la turgencia en plantas, marcadamente en células guardianas de los estomas. En el floema, el K contribuye a la presión osmótica y por lo mismo al transporte de substancias metabólicas del ambiente gaseoso a la planta (esto a su vez permite movimiento de sustancias metabólicas de las hojas al fruto y de nutrientes a las raíces). El potasio contribuye a incrementar el peso seco y el contenido de azúcares en el fruto así como controlar la turgencia de los frutos y consecuentemente la vida de anaquel del fruto.

Adicionalmente, el potasio tiene las siguientes funciones fisiológicas importantes:

  •  Mejora la resistencia a la marchitez (Bewley y White,1926, Adams et al ,1978).
  •  Aumenta la resistencia contra enfermedades producidas por patógenos bacterianos, virosis,
  • hongos o nematodos (Perrenoud, 1990).
  •  Reduce desórdenes de coloración y pudrición apical (BER, blossom) (Winsor and Long,
  • 1968).
  •  Incrementa el contenido de sólidos en el fruto. (Shafik and Winsor,1964).
  •  Mejora el sabor (Davis and Winsor, 1967).
 
Figura 9: Efecto de la dosis de K sobre los rendimientos y la calidad de tomates de industria.
 
 

El licopeno es una sustancia importante en el tomate, es un anti cancerígeno natural. Al incrementar la dosis de aplicación de Multi-K® incrementa la proporción de licopeno en el fruto del tomate. La función se describe en la curva óptima de la figura 10.

 

♦  Clicka aquí para descubrir todas las Ventajas del Nitrato Potásico 

Figura 10: El efecto de la dosis de Multi-K® en el contenido de licopeno en tomate de industria


Rendimiento de Licopeno
(mg / plant)
 
 
Dosis de K (g/ planta)
 
Multi-K Potassium Nitrate FertilizerMulti-K® fue aplicado, como una fuente de potasio, solo o en mezcla con otros Fertilizantes N y P para tomate de industria. Así mismo, se compararon los diferentes métodos de aplicación: Aplicación directa de Fertilizantes (granulados) o combinados con fertirriego (Tabla 7). Multi-K® incrementó el rendimiento, material seca y grados Brix como se muestra en la Figura 11.
 
 
 
Tabla 7:  Esquema del ensayo comparando diferentes métodos de aplicación, dosis de Multi-K y otras fuentes de fertilizantes N y P:
 
Método de aplicación
N-P2O5-K20
kg/ha
 
Base-dressing and side-dressing
120-140-260
1) 10 days prior to transplanting:  
65% of N & K rates, and the entire P
 2)  26 days after transplanting (initial flowering):  10% of N & K rates
 3) 51 days after transplanting (initial fruit-set ): 
25% of N & K rates as Multi-K®
Base-dressing and Fertigation I
120-140-260
10 days prior to transplanting: 
30% of N, P & K rates, 350 kg/ha of Multi-K® in a blend: 12-20-27.
 During the entire plant development stages, 70% of N-P-K as Multi-K®  + Soluble NPK’s + Multi-P (phos. acid), 12 weekly applications by fertigation
Base-dressing and Fertigation II
160-180-360
(34% higher rate)
10 days prior to transplanting: 
30% of N, P & K rates as 400 kg/ha, a Multi-K® in a blend: 12-20-27.
 During the entire plant development stages, 70% of N-P-K as Multi-K®  + Soluble NPK’s + Multi-P (phos. acid), 12 weekly applications by fertigation
 
Figure 11:  Efecto del método de aplicación y la dosis de nitrato de potasio Multi-K® sobre el rendimiento en base a peso seco y grados brix en tomate de proceso variedad Peto.
 Rendimiento materia seca
(ton/ha)
 
 
 
 
Calcio (Ca) 

El calcio es un componente esencial de la pared celular y la estructura de la planta. Es el elemento responsable de la firmeza del fruto de tomate. Retrasa la senescencia en hojas, por lo tanto está alargando la vida útil y productiva de la hoja y la cantidad total de asimilados producidos por las plantas. La deficiencia temporal del calcio es probable que ocurra en frutos especialmente en periodos de mayor tasa de crecimiento, provocando necrosis en el ápice del fruto y desarrollando lo que se conoce como síndrome blossom o BER (Blosson End Rot).

 

3. Guía del cultivo del tomate: Síntomas de deficiencias nutricionales

Nitrógeno

La deficiencia de nitrógeno está directamente relacionada con el síntoma de clorosis como se muestra en la Figura 12. También se puede observar una ligera apariencia roja en venas y peciolos. Las hojas maduras cambian gradualmente de su color verde normal a una apariencia verde pálida cuando persiste la deficiencia. Conforme la deficiencia va progresando estas hojas viejas llegan a un color amarillo clorótico muy uniforme. Las hojas llegan a tornarse blancas bajo deficiencia extrema. Las hojas jóvenes en la punta de la planta mantienen un verde pero pálido y no desarrollan todo su tamaño. El número de ramas se reducen y son más cortas o de menor tamaño, con plantas larguiruchas o raquíticas. El amarillamiento por deficiencia de nitrógeno es uniforme en el haz completo de la hoja, incluyendo las venas. Conforme avanza la deficiencia, las hojas más viejas tienden debilitarse bajo estrés hídrico leve y senescencia más temprano de lo habitual. La respuesta a la aplicación de nitrógeno en plantas con esta deficiencia es inmediata (en días) y espectacular.

Figura 12: Característica del síntoma de deficiencia de nitrógeno (N) 
 
Phosphorus

La deficiencia de fósforo presenta un típico síntoma de manchas necróticas en las hojas, como semuestra en la Fig. 13. Como regla, los síntomas de deficiencia de P no se distinguen, por ello se dificulta su identificación. Uno de los síntomas más visuales es que la planta se queda corta o enana. La deficiencia de fósforo provoca un desarrollo más lento en plantas en relación a otras bajo las mismas condiciones pero con buen suministro de P.

La deficiencia de fósforo también puede confundirse con plantas mucho más jóvenes.

También se pueden observar algunos síntomas como desarrollo de un color púrpura en el tallo o en envés de las hojas. Bajo condiciones severas de deficiencia hay una tendencia de las hojas a tornarse grises- azul brillante. Y con deficiencia muy severa las hojas viejas pueden desarrollar un vetado marrón nacarado.

 
Figura 13: Síntoma característico de deficiencia de fósforo (P).
 
 
Potasio

Como se muestra en la foto, las hojas presentan una necrosis marginal parecida a quemadura. Las hojas de la foto izquierda muestran una deficiencia mas avanzada, con necrosis en los márgenes y espacios intervenales, clorosis en la parte media de los espacios intervenales y las nervaduras a lo largo de la hoja permanecen verdes. Este conjunto de síntomas son muy característicos de deficiencia de potasio K.

 
Figura 14: Síntoma característico de deficiencia de potasio K en hojas.

El comienzo de una deficiencia de potasio se caracteriza generalmente por clorosis en los márgenes de las hojas, conforme va progresando, el tejido se va secando y enrollando, primero en hojas maduras y va avanzando hacia hojas más jóvenes. A este nivel el área intervenal empieza a morir hay una marcada necrosis del las orillas hacia las nervaduras y aumenta el nivel de estrés de la planta. En contraste a la clorosis del nitrógeno, la clorosis de potasio es irreversible. Los síntomas se observan en hojas jóvenes rara vez, y solo con deficiencia extrema, esto debido a que el potasio es un elemento móvil dentro de la planta.

La deficiencia de potasio, también se manifiesta en frutos, con un desorden característico en el cambio de coloración, esto es maduración irregular, con manchas verdes y se deforma el fruto en forma de caja (Fig. 15).

 
Figura 15: Síntoma característico de deficiencia de potasio (K) en fruto
 
 
Calcio

Las hojas que se observan en la Figura 16 presentan deficiencia de calcio, esto es una necrosis alrededor de la base de las hojas. La baja movilidad de este elemento es el factor principal determinante de la expresión de esta deficiencia y de sus síntomas en la planta. Como ya se comentó la pudrición apical o el síndrome de Blossom (BER), es un síntoma típico, esto es una necrosis o quemadura en el ápice del fruto. La zona apical se oscurece y se aplana, entonces aparece correosa y de color marrón oscuro, y, finalmente, colapsa ante patógenos secundarios que devastan la fruta.

 
Figura 16: Síntoma característico de deficiencia de calcio (Ca) 
 
Figure 17: Síntoma característico de deficiencia de calcio (Ca) en frutos
 

Todos estos síntomas muestran una ligera muerte de tejido en áreas de crecimiento, esto es debido a la débil traslocación del calcio y puede deberse factores climáticos que afectan la transpiración de la planta, más que al suministro externo de este elemento. Las plantas con deficiencia crónica de calcio tienden a  marchitarse que plantas con buen suministro.

 
 
Magnesium

En la foto (Fig. 18) se muestran hojas con deficiencia de magnesio, típicamente la deficiencia se manifiesta en una clorosis intervenal, es decir en los espacios intervenales y las nervaduras permanecen verdes en hojas maduras. Con deficiencia más avanzada, este tejido se torna necrótico. En esta condición avanzada puede parecerse a la deficiencia de potasio. Para distinguirlas la deficiencia de magnesio inicia con áreas moteadas cloróticas en las áreas intervenales, mientras la deficiencia de potasio inicia en los márgenes. El tejido intervenal de la lámina de la hoja tiene a expandirse proporcionalmente más que otros tejidos de la hoja, produciendo una superficie arrugada plateada, pasando de tejido clorótico a necrótico.

Figura 18: Síntoma característico de deficiencia de magnesio (Mg)
 
 
 
Sulfur

La hoja que se muestra en la Figura 19 muestra una clorisis general mientras mantiene algunas areas verdes. Las nervaduras y el peciolo exhiben un color rojizo muy distintivo. Los síntomas visuals de deficiencia de azufre son muy similares a la clorosis por deficiencia de nitrógeno. Sin embargo cuando es defciencia de azufre el amarillamientoes mucho mas uniforme en la planta total incluyendo hojas jóvenes. El color rojizo generalmente se encuentra en las partes traseras de las hojas y los peciolos tienen un tono más y no tan vivo que si fuera debido a nitrógeno. Cuando la planta presenta una deficiencia muy avanzada se observan manchas necróticas y se desarrolla a lo largo del peciolo, y las hojas tienden a ser más erectas, frágiles y tienden a enrollarse.

 
Figure 19: Síntoma característico de deficiencia de azufre (S)
 
Manganeso

En la Figura 20 se pueden observer hojas con ina ligera clorosis intervenal debido a un limitado suministro de manganese. En etapas iniciales de la clorosis inducida por deficiencia de manganeso es muy similar a la deficiencia de manganeso. Inicia la clorosis intervenal en hojas jóvenes y también clorosis en las nervaduras reticuladas de hojas maduras, especialmente cuando se observan a través de un haz de luz. Conforme avanza el estres por deficiencia, las hojas se tornan a un gris metálico brillante y desarrollan pecas oscuras así como areas necróticas a lo largo de las nervaduras. Tambien se llega a desarrollar un color púrpura lustroso en la parte superior de las hojas.

 
Figura 20: Síntoma característico de deficiencia de manganeso (Mn)
 
La solución de Haifa: Haifa Micro™
 
Molibdeno

En la fig. 21 se muestran unas hojas con un moteado en y a su vez con una clorosis intevenal, clásico por deficiencia de molibdeno. En etapas tempranas de la deficiencia se desarrolla una clorosis general, similar a los síntomas por deficiencia de nitrógeno, pero generalmente sin la coloración rojiza en las partes bajas o envés de las hojas. Esto es resultado del requerimiento de molibdeno para la reducción del nitrato, el cual requiere ser reducido antes para su asimilación por la planta. Por lo tanto, los síntomas iniciales de la deficiencia de molibdeno son de hecho deficiencias de nitrógeno porque no ha sido asimilado. Sin embargo el molibdeno tiene otras funciones metabólicas dentro de la planta, aun cuando el nitrógeno reducido está disponible los síntomas aumentan. Por el contrario, a altas concentraciones el molibdeno presenta un distintivo signo de toxicidad que las hojas se tornan de un naranja muy brillante.

 
Figure 21: Síntoma característico de deficiencia de Molibdeno (Mo).
 
Zinc

El síntoma de deficiencia de zinc muy avanzada se muestra en la Fig. 22 donde se muestra necrosis intervenal. En etapas iniciales de la deficiencia las hojas jóvenes lucen amarillentas y desarrollan picaduras en las superficies intervenales de hojas maduras, conforme la deficiencia progresa estos síntomas desarrollan un intenso necrosis intervenal mientras las venas intervenales permanecen verdes, similar al síntoma de recuperación por deficiencia de hierro.

 
Figura 22: Síntoma característico de deficiencia de zinc (Zn).
 
La solución de Haifa: Haifa Micro™
 
Boro

La deficiencia de boro en la hoja (Fig. 23) en general muestra una clorosis ligera. El boro es un nutriente esencial, sin embargo, cuando excede el nivel requerido puede ser tóxico. El boro se transporta muy lento en el floema. Los síntomas de deficiencia generalmente aparecen en las plantas jóvenes en la etapa de propagación. La ligera clorosis intervenal de las plantas viejas se transforma de amarillo a naranja en hojas medias y viejas. Las hojas y los tallos son frágiles y se enrollan, por lo que la fruta se divide o parte, se deforma y se hincha. (Fig. 24).

 
Figura 23: Síntomas característico de deficiencia del boro (B) en las hojas
 
Figura 24: Síntomas de deficiencia característica del boro (B) en el fruto
 
Cobre

La deficiencia de cobre se manifiesta en hojas enrolladas (Fig. 25) , y sus peciolos de doblan hacia abajo. La deficiencia del cobre se muestra con una ligera clorosis en su totalidad junto con la pérdida permanente de la turgencia en hojas jóvenes. En etapas iniciales las hojas maduras muestran nitidez en sus venas verdes, con áreas blanquecinas hasta llegar a un gris blanquecino. Algunas hojas desarrollan manchas necróticas hundidas y con tendencia a doblarse hacia abajo.

 
Figura 25: Síntomas característico de deficiencia del cobre (Cu).
 
La solución de Haifa : Haifa Micro™
 
Hierro
 

La deficiencia de hierro (Fe) se manifiesta en hojas (Fig. 26) a través de una clorosis intensa en la base de las hojas con un verde nítido. El síntoma más común para la deficiencia en hierro inicia con una clorosis intervenal de las hojas más jóvenes, evoluciona en su totalidad en clorosis y termina totalmente en una hoja blanquecina. Las áreas blanquecinas constantemente desarrollan manchas necróticas, hasta que las hojas se vuelven completamente blancas, su recuperación es posible con aplicación fertilizantes a base de hierro vía foliar. En la fase de recuperación, las venas son las primeras en recuperarse como se indica por su color verde brilloso.

Este distintivo re-verdoso venal se puede observar durante la recuperación del hierro y es probablemente el síntoma más reconocido en todas las nutriciones clásicas de las plantas. Debido a que el hierro tiene lenta movilidad, los síntomas de deficiencia de hierro aparecen primero en las hojas jóvenes. La deficiencia del hierro está fuertemente ligada a suelos calcáreos y a condiciones anaeróbicas y constantemente están expuestas a los excesos de metales pesados.

 
Figura 26: Síntomas característicos de deficiencia de hierro (Fe)
 
La solución de Haifa: Haifa Micro™
 

4. Guía del cultivo del tomate: Estándares en los análisis foliares

Para poder verificar la correcta nutrición mineral durante el desarrollo del cultivo, se deben hacer muestreos de las hojas a intervalos regulares, tome una muestra de toda la hoja con peciolo, escogiendo la hoja más reciente y totalmente expandida debajo del racimo de la última flor abierta. Los valores de rangos de análisis de las hojas completamente extendidas y secas se detallan a continuación:

 
Tabla 8: Nutrientes contenidos en hojas de plantas de tomate
 
A. Nutrientes Macro y secundarios
Nutriente
Conc. en hojas (%)
Before fruiting
During fruiting
N
4.0-5.0
3.5-4.0
P
0.5-0.8
0.4-0.6
K
3.5-4.5
2.8-4.0
Ca
0.9-1.8
1.0-2.0
Mg
0.5-0.8
0.4-1.0
S
0.4-0.8
0.4-0.8
 
 
B. Micronutrientes
Nutriente
Conc. en hojas (ppm)
Before fruiting
During fruiting
Fe
50-200
50-200
Zn
25-60
25-60
Mn
50-125
50-125
Cu
8-20
8-20
B
35-60
35-60
Mo
1-5
1-5
 
Niveles tóxicos para B, Mn, y Zn son reportados como 150, 500, and 300 ppm, respectivamente.
 
 
5.Guía del cultivo del tomate: Requisitos nutricionales totales
 
Table 9: Requisitos de macro-nutrientes bajo diversas condiciones de crecimiento
Fertilizante
Rendimiento (ton/ha)
N
P2O5
K2O
CaO
MgO
 Exterior
80
241
 62
 416
 234
 67
150
417
108
 724
 374
 110
 Industria
60
196
 50
 336
 203
 56
100
303
78
 522
 295
 84
 Tuneles
100
294
 76
 508
 279
 80
200
536
139
 934
 463
 138
 Invernadero
120
328
 85
 570
 289
 86
240
608
158
 1065
 491
 152
 
 
 
Need more information about growing tomato? You can always return to the tomato fertilizer & tomato crop guide table of contents