תפריט נגישות
  • שינוי גודל טקסט

    • טקסט רגיל
    • טקסט בינוני
    • טקסט מוגדל
  • ניגודיות צבעים

    • שחור-לבן
    • ניגודיות גבוהה
    • ניגודיות רגילה
  • תצוגה

    • סמן גדול לבן
    • סמן גדול שחור
  •  

הינך נמצא כאן

Guía de cultivo: Como cultivar el tomate & Cultivando tomates

Índice:
  1. Método de cultivo 
  2. Tipo de suelo  
  3. Clima 
  4. Riego 
  5. Sensibilidad específica de la planta del tomate 
 

1. Guía del cultivo del tomate: Método del tomate

Suelo o sin suelo, cultivo protegido (Invernadero, malla sombra, tunel de plástico) o en exterior en campo.
 
 

2. Guía del cultivo del tomate: Tipo de suelo

Los tomates se pueden sembrar o plantar en un amplio rango de texturas de suelos, desde los suelos ligeros o arenosos a los suelos pesados o arcillosos. Suelos arenosos son preferidos si se desea una cosecha temprana. Es deseable un pH con un rango entre 6.0-6.5. A mayor o menor nivel de pH en el suelo la disponibilidad de nutrientes puede afectar a su absorción por la planta.
 
 

3. Guía del cultivo del tomate: Clima

La temperatura es un factor primario que afecta a todas las etapas de desarrollo del cultivo: desde el crecimiento vegetativo, floración, amarre y madurez del fruto. Para un óptimo crecimiento se requiere un mínimo de 10 ºC y un máximo de 30º C.
 
Tabla 4: Temperatura requerida durante las diferentes etapas de cultivo:
Etapa del cultivo
Temperatura (0C)
Mínimo
Máximo
Óptimo
Germinación
11
34
16-29
Crecimiento vegetativo
18
32
21-24
Amarre del fruto (night / day)
10 / 18
20 / 30
13-18 / 19-24
Formación de licopeno
10
30
21-24
Formación de carotenos
10
40
21-32
 
 

 

 
 
 
 
 

 

 
 
 
La intensidad de la luz es uno de los factores principales que afectan a la cantidad de azúcares que se producen en las hojas durante la fotosíntesis y esto incide en el número de frutos que la planta puede soportar, así como en los rendimientos totales. 
 

4. Guía del cultivo del tomate: Riego

La planta de tomate es relativamente resistente a una sequía moderada. Sin embargo, un manejo apropiado es esencial para asegurar altos rendimientos y calidad de las cosechas.
Los requerimientos de agua de tomates en campo abierto en etapa de producción varían de 4000 - 6000 m³/ha. Mientras en invernaderos la necesidad está por encima de 10.000 m3/ha de agua. EL 70% o más del sistema radicular está por encima de los 20 cm del suelo. Por lo tanto, un sistema es recomendable un sistema de riego por goteo con un dispositivo para fertirriego.

 

En suelos ligeros o cuando se usan aguas salinas es necesario incrementar la cantidad de agua entre un 20% y un 30%. Los requerimientos de agua pueden diferir entre las etapas fenológicas. Los requerimientos incrementan de la germinación hasta el inicio de amarre de fruos, alcanzando un pico durante el desarrollo del fruto y decreciendo durante la maduración.
Cualquier estrés de agua por leve que sea afecta primeramente al tamaño del fruto y a su maduración, puede ser positivo para la calidad del fruto: la firmeza, el sabor y la vida media, pero con un menor tamaño de frutos. Un riego tardío crecano a la cosecha puede provocar una cosecha dispar e inducir al enraizamiento. 
 
La escasez de agua puede provocar crecimiento reducido en general y reducir la absorción de calcio en partícular. La deficiencia de calcio provoca pudrición apical del fruto  (BER) (ver pág 15). Por otro lado, el riego en exceso da como resultado condiciones anaeróbicas en el suelo y consecuentemente causa muerte radicular, retraso de la floración y desórdenes en el fruto.
Calidad del agua: El tomate es tolerante a aguas salobres con rangos de conductividad de 2-3 dS/m. A mayor consuctividad eléctrica del agua, el rendimiento potencials se reduce. El agua ácida (bajo pH) usada en el riego no es recomendable, ya que puede tener elementos tóxicos del suelo (ej. Al3+).
 

5. Guía del cultivo de Tomate: Sensibilidad específica de la planta de tomate

Sensibilidad a enfermedades propias del suelo
El tomate es propenso a enfermedades del suelo casusadas por hongos, virus y bacterias. Por lo tanto es recomendable evitar el cultivo de tomate en parcelas donde se sembarron otros cultivos sensibles con enfremedades comunes (berenjena, chile, pimiento, patata, algodón, soja, entre otros) en los últimos años. Se recomienda una rotación del cultivo de 3 años entre cultivos y el del tomate.
 
Sensibilidad a la salinidad
Bajo condiciones de salinidad, el catión sodio compite con el catión potasio en los sitios de absorción de las raíces y el cloruro a su vez compite con el nitrógeno en forma de nitrato lo que cual impide el desarrollo de la planta  (Fig.2) y reduce el rendimiento.
 
Figura 2: Relación inversamente proporcional entre el peso seco de la planta y la concentración de cloruro en el tejido de la misma. Una alta concentración de cloruro en la composición de la planta trae consigo menor peso seco. 
 
Peso seco (g)
 
 
 Cl (mg/g)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La salinidad trae como resultado una deficeincia de potasio en la planta, y un menor número de frutos o con un menor peso. Las medidas correctivas bajo estas condiciones incluyen los siguientes pasos a seguir:
  • Aplicación abundante de potasio, como este catión específico compite exitosamente con el sodio y a su vez reduce la absorción de éste y disminuye sus efectos negativos. (Fig. 3)
  • Aplicación abundante de nitrato, este anión es específico compite directamente con el cloruro y reduce sus efectos adversos en las plantas.
  • El calcio también ayuda a suprimir la absorción del sodio. Cuando hay suficiente cantidad disponible de calcio, las raíces prefieren la absorción de potasio al sodio y se suprime la absorción del sodio.
Figura 3: Multi-K® el nitrato potásico revierte el efecto adverso de la salinidad en tomates de invernadero
(Fuente: Satti et Al. 1994)
 
Rendimiento 
(ton/ha) 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
La solución nutritiva salina redujo marcadamente el peso seco de la planta, tamaño del fruto y altura. La adicción de 4 o 8 mM de nitrato potásico Multi-K®  a la solución nutritiva salinizada incrementó la CE de la solución pero revirtió el efecto adverso causado por el NaCl. Algunos parámetros fueron mejorados aún después del testigo como un resultado directo del tratamiento con Multi-K®, por ejemplo tamaño del fruto y altura de la planta (Fig. 4).
 
Figura 4: El efecto de la salinidad y del nitrato potásico Multi-K®  sobre parámetros vegetativos, tamaño de frutos en tomates de invernadero ‘Pusa ruby’.
 
El Zinc mejora la tolerancia al estrés por sales
La nutrición del zinc en las plantas parece jugar un rol relacionado a la resistencia a sales en plantas de tomate y otras especies. Una aportación adecuada de zinc (Zn) mejora la tolerancia al estrés salino, posiblemente afectando la integridad estructural y controlando la permeabilidad hacia la membrana celular de las raíces. Una nutrición adecuada de Zn reduce significativamenet la absorción de Na por las raíces en condiones salinas.
 
Sensibilidad a la deficiencia de Calcio
El tomate es sensible a la deficiencia de calcio, la cual se manifiesta por una pudrición apical del fruto muy característica conocida como BER (Blossom-End Rot o pobredumbre apical) un síntoma de las frutos. Bajo condiciones de salinidad severas aumenta la intensidad BER . Recientemente, se ha descubierto que el manganeso (Mn) sirve como un antioxidante del fruto del tomate, por lo tanto aumentar su aplicación bajo condiciones salinas puede aliviar los síntomas de BER en los frutos. Habría que tener especial cuiadado en no aumentar las condiciones para el fenómeno BER. 
 
 
 
 

 

Calidad del agua: Tomatoes tolerate brackish water up to conductivity of about 2-3 mmho/cm. 
¿Necesita más información sobre como cultivar el tomatoe?  Siempre puede volver al fertilizante del tomate & la tabla guía de contenidos del tomate